Noticias

La discriminación laboral de las personas con VIH se sigue produciendo en el siglo XXI

Por mayo 1, 2015 agosto 27th, 2019 Sin Comentarios

En el Día Internacional del Trabajo, la ONG sevillana Adhara recuerda que el mundo del trabajo es uno de los más sensibles a la discriminación por VIH. El 70% de las personas con VIH en España teme ser discriminada en su entorno laboral a causa de su estado serológico.

Según la Organización Internacional del Trabajo, nueve de cada diez personas que viven con VIH en el mundo están en edad productiva. En España, aproximadamente el 64% de la población afectada tiene entre 20 y 49 años, la época más productiva del ser humano. Esto nos coloca en una situación compleja en el ámbito laboral que debe atenderse de manera multisectorial porque afecta a los medios de subsistencia de las personas afectadas por el VIH y sus familias, a la productividad, a los derechos en el trabajo, al crecimiento económico de los países y de las empresas.

Para Adhara, asociación VIH/Sida, como entidad miembro de la Federación Trabajando en Positivo, las empresas que operan en España pueden cumplir un rol fundamental a la hora de convertir el lugar de trabajo en un escenario privilegiado para brindar respuestas claves al VIH, permitiendo generar estrategias y actividades que contribuyan tanto a la prevención como a preservar los derechos de las personas trabajadoras.

Según el informe ‘VIH y el mundo laboral’, elaborado por la misma federación, las principales situaciones de estigma y discriminación que sufren las personas que viven con VIH, comprometen bien al acceso a un puesto de trabajo, con pruebas de detección como requisito previo a la contratación, o bien a la permanencia en dicho empleo, con cambios en las condiciones de trabajo, trato diferenciado ante oportunidades de promoción laboral o vulneración de la confidencialidad de datos médicos.

Ante estas situaciones, algunos sindicatos y muchas ONG desarrollan acciones dirigidas a mejorar la inserción laboral de las personas con VIH, como es el caso de Adhara donde se ofrece un servicio de orientación sociolaboral para este colectivo del que en el año 2014 se beneficiaron 16 personas.

La discriminación laboral de las personas con VIH – apunta Diego García, presidente de Adhara – se sigue produciendo en el S. XXI. Estos comportamientos discriminatorios son producto del miedo y del prejuicio y no se basan en ninguna realidad científica. Una persona con VIH no transmite su enfermedad en las actividades diarias. Desde el trabajo que realizamos en el ámbito asociativo exigimos que los comportamientos discriminatorios cesen y que juntos trabajemos por una vida laboral saludable”. Nuestra aspiración principal no es otra que contribuir a la eliminación de la discriminación que existe en el mundo laboral hacia las personas que viven con VIH.